Roque Ceruti (c.1683 – 1760): Un compositor italiano en la corte del virrey del Perú

1

Durante el siglo XVIII, tres fueron los compositores italianos que desarrollaron toda o parte de su carrera musical en la América española: Roque Ceruti (c.1683-1760) en el Virreinato del Perú; Ignacio de Jerusalem (c.1707-1769) en el Virreinato de la Nueva España; y el más famoso de los tres, Domenico Zipoli (1688-1726) en las reducciones jesuitas de Paraguay.

La presencia de estos músicos italianos no fue un hecho casual. A comienzos del siglo XVIII, la llegada al trono de Felipe V, primer rey de la dinastía francesa de los Borbones en España, supuso un giro radical en los gustos musicales cortesanos, abandonando lo español y decantándose hacia la música italiana. Esta oleada italiana tuvo que ver con la influencia de la primera esposa italiana de Felipe V, María Luisa Gabriela de Saboya, y sobre todo de su segunda mujer, también italiana, Isabel de Farnesio, con quien contrajo matrimonio en 1714.

El giro musical en España tuvo su reflejo en la América virreinal.

——————————————————————————————-

BEATUS VIR – Roque Ceruti (c.1683 – 1760)

Intérpretes: Ensemble Elyma, Ensamble Louis Berger y el Coro de Niños Cantores de Córdoba.
Director: Gabriel Garrido.

——————————————————————————————-

[ROQUE CERUTI]

Roque Ceruti nació hacia 1683 en Milán, capital Lombarda, cuando esta aún se encontraba bajo el dominio español. Se formó musicalmente en esta ciudad de larga tradición operística, dónde aprendió a tocar el violín y el arte de la composición.
Su llegada a Lima se produjo en el año 1707, a raíz de un pedido del primer virrey de Perú designado por el gobierno Borbón de Felipe V, Manuel de Oms y Santa Pau, Marqués de Castelldosrius, para ocupar el cargo de director musical del palacio de gobierno. En 1708 compuso la música incidental para la comedia harmónica “El mejor escudo de Perseo“, con libreto del propio marqués Castelldosrius, quién fuera un aceptable poeta y guitarrista, y se estrenó el 17 de septiembre. Esta obra también tuvo música incidental de Tomás de Torrejón y Velasco (1644 – 1728), por entonces Maestro de Capilla de la Catedral de Lima, y de otros músicos europeos.

FrontEscribía el musicólogo Samuel Claro (“Roque Ceruti”, Antología de la Música Colonial en América del Sur, 1974): «Es muy significativo que el primer virrey del Perú designado por el gobierno Borbón de Felipe V, haya traído consigo a un músico italiano. Ello confirma el notable cambio en el gusto de lo español por lo italiano que imprimió la dinastía de los Borbones, especialmente en la música, no sólo a España sino también a sus posesiones de ultramar. El propio soberano favoreció la ópera italiana y la llegada de Ceruti al Nuevo Mundo marca el comienzo de la hegemonía del estilo italiano, especialmente del de ópera, y el fin del estilo español representado en Lima por Tomás de Torrejón y Velasco, entonces maestro de capilla de la Catedral. La influencia de Ceruti fue muy grande: era director de la capilla de música del Virrey, fue invitado por éste a componer música incidental para su ‘comedia harmónica’ “El mejor escudo de Perseo“, estrenada en 1708 -que también tuvo música incidental compuesta por Torrejón y otros músicos europeos- y sucedió al propio Torrejón, a la muerte de éste, como maestro de capilla de la Catedral de Lima, el 1º de agosto de 1728, por ser “insigne en la música composición y canto” (Bermúdez, 1825, folio. 296).
Palacio Arzobispal y Catedral de Lima

[…] A los pocos años de llegar Roque Ceruti a Lima, el estilo italiano de música se había generalizado y había trascendido las fronteras. […] En 1721 la ciudad de Trujillo, al norte del Perú, quiso rivalizar en música con la magnificencia artística de la capital virreinal. Para tal efecto contrató como maestro de capilla a Roque Ceruti, que permaneció seis años en esa sede hasta que se hizo cargo del mismo puesto en la Catedral de Lima».
No tardó en imponer, en dicha catedral, sus criterios para la música de acompañamiento del canto de los salmos. También se ocupó de buscar y seleccionar nuevos integrantes para el coro de niños de acuerdo a sus aptitudes musicales.

Después de la muerte de Tomás de Torrejón y Velasco (1644 – 1728), Ceruti fue llamado a Lima para reemplazarlo como maestro de capilla con el mismo sueldo y beneficios, el 1º de agosto de 1728.
El 8 de abril de 1736, a la edad de 53 años, contrajo matrimonio con doña María de los Santos de Jaurí, de quien enviudó posteriormente. Participó como testigo de ese matrimonio, celebrado en la Catedral, el Licenciado Esteban Zapata, también músico, quien junto con Orejón y Ceruti fueron aclamados el año siguiente por Pedro Bermúdez de la Torre, que comparó a los dos primeros con Sebastián Durón y a Ceruti, con los mejores compositores del Barroco Italiano, tales como Graziani y Arcangelo Corelli (Bermúdez de la Torre: 1737, fols. 52 – 53).
El virrey Marqués de Villagarcía, lo distinguió con el título de músico extraordinario en el año 1743.
Hacia 1757 Ceruti no pudo seguir ejerciendo el cargo de maestro de capilla de la Catedral de Lima, debido a su avanzada edad y por encontrarse enfermo. Fue reemplazado interinamente por su discípulo José de Orejón y Aparicio. Por último, el 6 de diciembre de 1760 confirió poder para testar al Alférez Matías Vásquez de Acuña y pidió ser enterrado en el cementerio de la Iglesia de Santo Domingo en Lima, ciudad donde falleció el 10 del mismo mes.

angeles-2La popularidad que gozó Roque Ceruti —que también entendía de poesía, como lo acredita su “Carmen Panegyricum” de 24 versos, escrito en latín en 1717— fue muy grande. Numerosas obras manuscritas suyas se encuentran con señas de mucho uso en los archivos coloniales de América del Sur. Su música se conserva en el Archivo Arzobispal de Lima; en la Catedral de Sucre; en una colección privada en La Paz; en el archivo del seminario de San Antonio Abad de Cusco (Cuzco); en el Convento de Santa Clara de Cochabamba; y en la iglesia de San Francisco de Asís en Montevideo. De hecho, Joseph de Peralta Barnuevo celebró el gusto musical del virrey Manuel de Oms y Santa Pau, en su “Lima triumphante, glorias de la América” (Lima, 1708), no sólo por haber traído a Ceruti, sino también por introducir villancicos de Sabastián Durón y música instrumental de Corelli. Este virrey fue alabado por haber traído consigo su propio grupo de nueve músicos entre los que se encontraba Ceruti.

Disfrutemos algunas obras suyas.

——————————————————————————————-

AL CAMPO SALE MARÍA – Roque Ceruti (c.1683 – 1760).
(Villancico de Batalla a la Purísima Concepción, a dos coros – “Archivo del Palacio Arzobispal de Lima”).

Intérpretes: Coro Exaudi de La Habana – Directora: María Felicia Pérez.

Imágenes: Departamento de Cusco (Perú).

LETRA:

[Coplas]

Al Campo sale María
y ha de lograr vencimiento,
pues las sombras que se oponen
desmayan al ver su esfuerzo.

Alistando claridades,
valerosa sale al puerto,
sin temer del enemigo
el osado ardor protervo.

[Después de dos coplas]

¡Al arma, al arma!
¡Guerra, guerra!
Ya suena el atambor
y ya el clarín
publica por la tierra:
¡Al arma, al arma!
¡Guerra, guerra!
Y al estruendo
y al combate,
brama el bronce,
gime el parche,
¡Avanza, avanza!
¡Cierra, cierra!
¡Al arma, al arma!
¡Guerra, guerra!

[Recitativo]

Y crujiendo los cañones
se miran ya desechos
contrarios escuadrones,
y adustas y atrevidas
las piezas enemigas,
ya están obscurecidas
las fuerzas del abismo,
y el soberbio Luzbel
se ha vuelto polvo
de sí mismo.

[Aria a coros]

¡Qué valiente, qué arrogante,
qué brillante y qué luciente,
qué eminente y qué elevada,
qué agraciada y qué excelente!
De tu Oriente,
oh Madre peregrina,
comunícanos tu luz
sacra y divina.

——————————————————————————————-

A CANTAR UN VILLANCICO – Roque Ceruti (c.1683 – 1760).
(Dúo de tenores, dos violines y bajo continuo).

Intérpretes: Conjunto de Música Antigua – Directora: Sylvia Soublette.

Imágenes: Pinturas de la Escuela Cuzqueña (Perú).

LETRA:

A cantar un Villancico
cierto Sacristán se viene,
diciendo que es gran solfista,
porque en Lisboa fue seise.
Ya toma papel y canta
en maytines un juguete,
que será todo el aplauso
de música tan solemne.

– Mueve el esquilón Sacristán de Belén,
mueve el esquilón que ya darán las diez.
– Cállate Domingo no digas esquilón,
cállate no juzgues que estamos en Bonbon.
– Mueve el esquilón que tienes grande cena,
mueve el esquilón que aquesta es Nochebuena.
– Ay!, que al tierno infante amante venero,
hoy voy a cantar que mucho le quiero.
– Oigo que no cantas,
y ás de cantar hoy,
con metros celestiales a aquel divino sol.
– Yo cantar le quiero en este facistol,
cantiño mas nuevo con nuevo primor.
– Pues vaya el tuniyo.
– Tengan atención.
– Sacristán acaba.
– Yo digo que no.
– Yo te seguiré.
– Vamos pues los dos:
Benedicamus, benedicó,
Benedicamus Domino.

– Sacristán cuando aprendiste
del canto la proporción.
– En miña tierra el maestro,
a sopapos me enseñó.
– Pues al niño que allí veis,
levanta el pecho y la voz.
– Ynfantico yo me muero,
y me derrito de Amor.

– Sacristán canta otra copla,
te combidaré a un melón.
– No quiero que los doctores,
tengan conmigo función.
– Vámonos pues a la fonda,
a tomar un buen carlon.
– Eso si que me complaze,
vamos pues sin dilación,
¿qué te parece Domingo?.
– Bien aya quien te parió.
Benedicamus, benedicó,
Benedicamus Domino.

 

A cantar un villancico” es definido como un sainete a dúo al Sagrado Nacimiento, de características teatrales y no exento de un humor que lo impregna de un tono social festivo que rebasa lo religioso.

——————————————————————————————-

¿QUIÉN SERÁ, QUIÉN SERÁ? – Roque Ceruti (c.1683 – 1760).
(Villancico a 3, al Santísimo. “Archivo del Palacio Arzobispal de Lima”, Perú).

Intérpretes: Coro Exaudi de La Habana – Directora: María Felicia Pérez.
Imágenes: Pintura Barroca Boliviana.

LETRA:

[Estribillo]

– ¿Quién será, quién será,
el que oculta sus grandezas
en la nube de un cristal?.

– El pastor amante,
el Sol más divino,
la sacra deidad.
– ¿Quién será?.
-La fe le conoce,
también la esperanza
y la caridad.

[Copla]

La fe rendida le adore
con tan rara ceguedad,
que se pone más oscura
cuanto más ojos le dan.

——————————————————————————————-

HOY LA TIERRA PRODUCE UNA ROSA – Roque Ceruti (c.1683 – 1760).
(Villancico a cuatro a la Natividad de Nuestra Señora).

Intérpretes: Coro Exaudi de La Habana – Directora: María Felicia Pérez.
Imágenes: Naturaleza extrema de Bolivia.

LETRA:

[Estribillo]

Hoy la tierra
produce una rosa,
de aromas tan finos,
de púrpura tal,
que el Empíreo
presenta a su pompa,
la gracia en zafiros,
la gloria inmortal.

De la común maldición,
envuelta en iras divinas,
que llueve la rosa espinas,
hoy gozamos la excepción,
pues está la rosa en Sión;
hoy sale tan celestial,
que el Empíreo
presenta a su pompa,
la gracia en zafiros,
la gloria inmortal.

No es muy nueva presunción,
goce María excepciones,
si penden sus perfecciones
de divina antelación,
pues está la rosa en Sión;
hoy sale tan celestial,
que el Empíreo
presenta a su pompa,
la gracia en zafiros,
la gloria inmortal.

——————————————————————————————-

Enlaces:

– Samuel Claro: “Roque Ceruti”, Antología de la Música Colonial en América del Sur, 1974

Virrey del Perú (Wikipedia)

Ensemble Elyma (Wikipedia)

Coro de Niños Cantores de Córdoba (Wikipedia)

Roque Ceruti (Wikipedia en inglés)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música Antigua. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s