Los Códices de Santa Eulalia (Huehuetenango, Guatemala, ss. XVI-XVII)

3Escribe Omar Morales Abril (“Polifonías hispano-lusas en parroquias indígenas de Guatemala“, Festival de Úbeda y Baeza, 2009): “Cuando fray Bartolomé de las Casas expuso los planteamientos de su escrito “De unico vocationis modo” a los españoles de Santiago de Guatemala en 1537, afirmando que «el modo de enseñarles la verdadera religión [a los nativos] debe ser delicado, dulce y suave; pues este modo no es sino la persuasión del entendimiento y la moción de la voluntad», sólo encontró burla, desprecio y escándalo. Los conquistadores que residían en la ciudad, exasperados por el descrédito que hacía de ellos el vicario del convento de Santo Domingo al calificarlos como “injustos, ladrones y tiranos”, lo desafiaron para que pusiera en práctica su teoría en la región de Tezulutlán, llamada Tierra de Guerra debido a la gente «feroz y bárbara e imposible de domar y sujetar» que la habitaba. Luego de obtener una cédula del gobernador Alonso de Maldonado para asegurarse el derecho exclusivo de pacificar ese territorio, de las Casas escribió, junto con fray Pedro de Angulo, fray Rodrigo de Ladrada y otros dominicos, una serie de versos con métrica y rima de romance, que contaba la cosmovisión cristiana en lengua maya-k’ichee’.4 Los frailes contactaron a cuatro mercaderes indígenas ya cristianizados que viajaban periódicamente a Tezulutlán. Les enseñaron con gran cuidado las coplas que debían cantar, y éstos «con el gusto de la sustancia y el modo de ellos nunca oído ni visto, los decoraban que no había más qué pedir». En agosto de 1537 los mercaderes indígenas partieron hacia el norte. En Sacapulas, pueblo k’ichee’ que tampoco estaba cristianizado, “pidieron un teponastle, que es un madero hueco con cierta forma de aberturas o resquicios por donde sale la voz, instrumento músico de los indios, algo sordo por su hechura y por tocarse con unos palillos forrados en paño, a modo de atambor. Para levantarle de punto, sacaron las sonajas y cascabeles que llevaban de Guatemala, y al son de estos instrumentos comenzaron a cantar las coplas y versos que traían decorados”. Las historias musicalizadas causaron tal admiración entre los indígenas de Sacapulas, que el propio cacique ordenó que los cantos prosiguieran los siguientes ocho días. La posterior llegada de los religiosos con nuevas coplas y más músicos indígenas -cuyo reclutamiento fue autorizado por el emperador Carlos V a través de una cédula real de 1540- implantó la fe cristiana hasta Cobán. En pocos años, sin violencia ni apoyo militar, la temida Tierra de Guerra pasó a denominarse Vera Paz.

Portada BermudezLa fascinación que causaba la música en los indígenas iba de la mano con su talento para asimilar la que llegó del Viejo Mundo. El cronista Antonio de Remesal refiere que «como los naturales de aquellas partes iban creciendo y perfeccionándose en las cosas de nuestra sagrada religión, quiso el padre fray Bartolomé que se perfeccionase también el gusto de oírla con voces concertadas e instrumentos músicos, que los deleitasen e hiciesen apetecer por el gusto del oído las cosas de Dios y de su culto divino». El propio fray Bartolomé de las Casas menciona que «la música, cuanto en ella y en el arte excedan, cantando así por arte canto llano y de órgano y en componer obras en la música y en hacer libros de ella por sus manos, como en ser muy diestros en tañer flautas y chirimías y sacabuches y otros instrumentos semejantes, a todos los de estas partes es muy notorio».

6El uso de la música como instrumento catequístico se expandió hacia el noroccidente del reino de Guatemala, hasta llegar a la sierra de los Cuchumatanes, en la región de Huehuetenango. Un conjunto de 17 códices musicales procedentes de cuatro pueblos de esta región –Santa Eulalia Puyumatlán, San Juan Ixcoy, San Mateo Ixtatán y Jacaltenango-, constituye en la actualidad un testimonio precioso de la actividad misionera durante el siglo XVI. Los manuscritos fueron elaborados entre 1570 y 1635 por diversos amanuenses, maestros de capilla locales: Mateo Hernández y Francisco de León, de Santa Eulalia, Tomás Pascual, de San Juan Ixcoy, … entre otros. El maestro de capilla o fiscal era, en los pueblos de indígenas reducidos por las órdenes religiosas, un oficial del párroco. Debía ser indígena, persona de autoridad entre sus coterráneos, mediador cultural entre el cura y la población nativa. Sus obligaciones incluían enseñar a leer y escribir, además de las habituales en un maestro de capilla: la enseñanza, copia, composición y dirección musical. Habrán sido estos fiscales quienes arreglaron el conjunto de villancicos que se conservan en castellano y en las lenguas mayas de la región -q’anjob’al, popti’ o Cluj-, que parecen ser contrafacta de melodías populares hispánicas a las cuales se les agregó un texto devocional y tres voces adicionales con una técnica polifónica rudimentaria para los referentes europeos de la época.

Aunque los códices de Huehuetenango contienen además algunas danzas, breves piezas instrumentales, la mayor parte del repertorio está constituido por oficios en canto llano y polifonía con textos latinos de compositores franco-flamencos, portugueses y españoles de los siglos XV y XVI, tales como Juan de Urreda, Loyset Compère, Heinrich Isaac, Jean Mouton, Juan de Anchieta, Martín de Ribaflecha, Antonio de Ribera, Juan García de Basurto, Pedro de Pastrana, Claudin de Sermisy, Diego Fernández, Juan Vásquez, Cristóbal de Morales, Rodrigo de Ceballos, el portugués Pedro de Escobar y el toledano Francisco de Peñalosa.

2¿Cómo llegó la polifonía religiosa de estos autores a una región tan remota como Huehuetenango? La corona no fue ajena al proyecto de evangelización pacífica a través de la música que promovió fray Bartolomé de las Casas. Carlos V respaldó su ejecución a través de múltiples cédulas reales e incluso recibió personalmente al fraile dominico en 1542, quien le presentó varios memoriales y un primer esbozo de su “Brevísima relación de la destrucción de las Indias”, que denunciaba los múltiples abusos contra la población indígena durante la conquista y colonización de América.

El éxito del proyecto de evangelización de fray Bartolomé de las Casas en el reino de Guatemala se dió gracias a la transmisión de los significados de su cultura dominante, pero a través de la comunicación persuasiva y no de la imposición irracional. Estableció la comunicación con los nativos en los términos culturales de los indígenas, es decir, en su propia lengua y por medio de su particular modo de transmitir conocimiento: la narración oral, cantada. CD PortadaNo es casual que el motete “Clamabat autem mulier” de Escobar aparezca por triplicado en los códices de Huehuetenango. Su texto es una paráfrasis del pasaje evangélico que describe cómo una mujer cananea se reconoce ajena al pueblo escogido por Dios, pero aún así se postra ante Jesucristo y recibe el favor divino gracias a la fortaleza de su fe. La naturaleza narrativa y dialogante del motete de Pedro de Escobar debió cumplir su misión persuasiva en los indígenas recién conversos, afianzando la devoción cristiana como parte de su cultura.”

——————————————————————————————–

ASÍ ANDANDO (Anónimo) – “Códice 7 de Santa Eulalia”, Tomás Pascual, (Huehuetenango, Guatemala, S. XVI).

Intérprete: Ars Longa de La Habana – Directora: Teresa Paz.
(http://www.almaviva.es/catalogodefault.php?disco=DS%20-%200152)

Imágenes: Departamento de Huehuetenango (San Juan Ixcoy, San Mateo Ixtatán, Santa Eulalia) – (GUATEMALA).

LETRA:

Así andando,
el parto se me va acercando,
andando así,
quedando Virgen parí.

Sin dolor parí con mucha alegría,
y en Nazaret, al Señor que de los cielos venía,
fue [en] mi vientre concebido, este día
el mundo le está esperando en Belén.

——————————————————————————————–

[El Códice 7 de Santa Eulalia]

Jesús Gonzalo López (Fundación Juan March: “Ciclo de Música Iberoamericana”, 1992) escribe: “En la portada del manuscrito número 7, se lee la siguiente inscripción:

Y nican chinamitl. s. Ju yscox y huan ypan ynin y tlapu al luca veyte dias ter mes de enero ypa ynic capini nican coplas guillancicos ypal. s. Miguel ángel y hua a nua quin quiste q yyaramas miguel y huan y an huis xisuitl Ync huartl nutocaS: Thomas Pascual

[“Aquí en la villa de San Juan Ixcoy y en este libro, el día 20 del mes de enero, copié coplas y villancicos para San Miguel Arcángel y Otros (Santos). En el año 1600 y yo firmo: Tomás Pascual”]

En el folio 43v del manuscrito se lee:

Nican momaca ma oficio señor maestro de cabira. S. Matheo Yzdadan nuestro señor mitl cabildo ortenorio desta nase…. dul publo deyzdadan.”

[“Aquí ejercí mi oficio como maestro de capilla en la iglesia de San Mateo, como ordinario del Cabildo del pueblo de Ixtatán.”]

Se trata de una recopilación de la música que se cantaba en los primeros momentos de la colonización española de las Américas, música más ligada a las costumbres de las tribus autóctonas que a la de los nuevos pobladores y conquistadores. Según se lee en el manuscrito, estas breves obras fueron copiadas en los años 1595, 1596, 1599, 1600, procedentes de pequeños poblados de la zona norte de Guatemala. Se trata de piezas vocales recogidas en las zonas más alejadas del radio que cubría la colonización […]. Son obras de una gran sencillez tanto en el texto como en la forma y manera musical, pero de una increíble y cautivadora belleza.”

Los códices de Santa Eulalia, descubiertos en 1963, no permanecen en Huehuetenango (como ha pasado con tantos otros libros que se han dispersado y que se encuentran hoy fuera de sus lugares de origen), sino que se encuentran en la Biblioteca Lilly de Bloomington (Indiana University’s Lilly Library).

——————————————————————————————–

Villancicos del Maestro Guatemalteco Tomás Pascual (ca.1595-1635):
– Hoy es día de placer.
– Si tanto Gloria se da.
– Victoria, Victoria.

Intérpretes: Ars Nova – Sintagma Musicum.

——————————————————————————————–

Enlaces:

– Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza, 2009: “EXCLUSIONES Y RESISTENCIAS: LAS OTRAS MÚSICAS HISPÁNICAS (ss. XVI-XVIII)”

– Fundación Juan March: “Ciclo de Música Iberoamericana”, 1992

http://www.indiana.edu/~liblilly/lilly/mss/index.php?p=latinamguam

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música Antigua. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s